Difusores

Una de las mejores formas de aprovechar los beneficios aromáticos y terapéuticos de los Aceites Esenciales en casa es a través de la vaporización ambiental mediante difusores. Sobre todo si estás buscando reducir tu exposición a químicos tóxicos y fragancias sintéticas que no nos benefician en absoluto.

Se realiza mediante un dispositivo llamado Difusor de Aromaterapia. En él se añaden unas pocas gotas de aceite esencial (entre 3 y 5 generalmente). Existen varios sistemas de difusión de aceites: «en frío» o «por calor». Desde Cuidados Naturales aconsejamos utilizar los sistemas que funcionan «en frío», ya que preservan intactas las propiedades de los aceites esenciales. Un chorro de aire frío es soplado sobre los aceites, «atomizándolos» en finas gotitas difundidas en el aire.

¿Te interesa encontrar el difusor idóneo para tí?, te aconsejamos los difusores que más nos han gustado. Hablamos desde la experiencia de usar un difusor a diario, ya sea para buscar algún efecto terapéutico (ayudar en los catarros, aumentar las defensas, calmar los nervios,…), purificar el aire (existen aceites esenciales purificadores por sus propiedades antimicrobianas) o simplemente por el placer de disfrutar de un maravilloso aroma. Nosotros tenemos en casa éste modelo.

Allá va una selección con nuestros favoritos:

Difusores Recomendados

¿Cómo usar mi difusor de aceites esenciales?

Es bastante sencillo utilizar un difusor de aceites esenciales. Voy a explicar cómo se usa un difusor de atomización en frío, concretamente el que tengo en casa (VicTsing), pero suelen funcionar de manera muy similar otros modelos de éste tipo:

  1. Abrir la tapa del difusor.

  2. Añadir agua en el depósito hasta la marca indicada.

  3. Agregar al agua entre 3 y 5 gotas del aceite esencial deseado.

  4. Cerrar la tapa y conectar el cable a la corriente.

  5. Pulsa el botón de encendido y disfruta de la experiencia aromática y terapéutica natural de tu difusor de aceites esenciales.

¿Cuándo utilizo mi difusor?

  • Se pueden administrar de forma Preventiva: para reforzar las defensas antes de la llegada del frío (AE Ravintsara ó mezcla defensas), por ejemplo.
  • Para tratamiento de Síntomas: como la congestión nasal con el eucalipto, el romero o la menta.
  • Para evitar los insectos en el hogar: se pueden usar la citronela, el limón, la lavanda, el eucalipto,…
  • En caso de falta de energía (cítricos o menta, con efecto vigorizante), falta de concentración, nerviosismo o bajo estado de ánimo.
  • Siempre que te apetezca disfrutar de tu aroma preferido, aportando además salud a tu hogar.

¿Qué pongo en mi difusor de aceites esenciales?

Aceite esencial de Lavanda

Lo ponemos a última hora para ayudar a relajarnos y a conciliar el sueño a toda la familia (peques de la casa incluidos).

Aceites esenciales de Menta + Limón o Naranja dulce

Ideal para mejorar el estado de ánimo y activarte por las mañanas o en cualquier momento que lo necesites.

Aceite esencial de Mandarina

Otro aceite relajante para estados de nerviosismo, muy recomendable para niños y embarazadas. Además huele maravillosamente.

Aceite esencial de Citronela

Al atardecer en las épocas de calor para evitar los molestos mosquitos en casa.

Mezcla Defensas

Una mezcla ya preparada como Aromaforce Solución defensas, contiene AE de Ravintsara, Eucalipto radiata, Árbol de té, Clavo, Lavandín súper, Palo de Ho, Niaouli, Romero y Menta. Súper efectivo y recomendable para potenciar nuestras defensas y prevenir catarros y virus. Además de paso, purificamos el aire.

Mezcla Respiración:

Usamos también otra mezcla de aceites esenciales muy efectivos en caso de congestión, tos y mocos. Eucaly´pur contiene Aceites esenciales puros y ecológicos de Cedro del atlas, distintos tipos de Eucalipto, Pino silvestre, Menta, Mejorana y Vetiver. ¡Una maravilla!

Si quieres ver los Aceites esenciales que recomendamos, visita nuestra Página de Aceites esenciales Puros

Consejos y precauciones

  1. Utilizar solamente difusores que funcionen en frío.
  2. Depositar entre 3 y 5 gotas para una habitación de entre 9 y 15 m² (Ver modo de empleo del difusor utilizado).
  3. Colocar el difusor lejos de cualquier fuente de calor y lejos del alcance de los niños en una habitación bien ventilada.
  4. Disponer el difusor de manera que se evite el contacto directo de la niebla con la cara o los ojos.
  5. No difundir en la habitación de niños de menos de 2 años.
  6. Difundir en ausencia de personas sensibles (mujeres embarazadas salvo aceites seguros, bebés y personas asmáticas o que hayan sufrido convulsiones) o de animales sensibles.

Última actualización el 2021-05-12 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad